Zinc, selenio y manganeso: los nutrientes para paliar el daño a la salud que provoca el estrés de cuarentena

Según un experto en el sistema inmunológico, consumirlos reduce los desequilibrios que puede ocasionar el encierro por el coronavirus.

La cuarentena puede generar un alto nivel de tensión que el organismo percibirá como una agresión, usando al estrés como un mecanismo de defensa.

Los trastornos en el sueño, la ansiedad y la incertidumbre que puede ocasionar el encierro por el coronavirus son desequilibrios emocionales que, a su vez, generan cambios a nivel orgánico e inmune perjudicando a la salud.

Cuando una persona vive al límite en sus exigencias mentales, no descansa y se siente bajo presión, fuerza a su organismo a producir la hormona del estrés: el cortisol.

Cuanto más cortisol se produce, mayor facilidad tendrá el cuerpo para desarrollar ciertas dolencias psicosomáticas, como por ejemplo úlceras, diarreas, hipertensión, vómitos, palpitaciones o parálisis musculares.

Además, los radicales libres generados por el estrés causan un deterioro como el envejecimiento prematuro, procesos inflamatorios crónicos, cáncer, parkinson, alzhéimer, ateroesclerosis y cataratas, entre otros.

Según explica el director del Instituto de Inmunooncología “Dr. Ernesto J.V. Crescenti”, Dr. Ernesto Crescenti (MN: 50.776), en un informe al que accedió minutouno.com, “es importante mantener los niveles de estrés controlados dedicando momentos a la relajación y consumiendo concentraciones adecuadas de zinc (Zn), selenio (Se) y manganeso (Mn), que ayudan al organismo a fortalecer su sistema inmunológico y reducir los desequilibrios que puede ocasionar la cuarentena”.

  • Zinc: tiene efectos sobre la activación del sistema inmunológico, actúa sobre la reparación del ADN y contrarresta la acción de los radicales libres. Se encuentra en legumbres, frutos secos, cereales integrales, jengibre, pescado blanco y mariscos.
  • Selenio: es fundamental como antioxidante y como inmunomodulador. Está presente en cereales integrales, carnes, pescados y mariscos, algunos tipos de verduras (cebolla, espárragos), semillas como las de girasol y frutos secos.
  • Manganeso: es un componente de las enzimas detoxificantes y está en varios alimentos incluyendo las nueces, las legumbres, las semillas, el té, los cereales integrales y las verduras de hoja verde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *