¿Cantar mejora la salud?.Mirá los estudios de varias universidades y científicos.

Cantar bajo la ducha es un clásico. Muchos lo hacen, muchos no lo reconocen y otras tantos realmente creen estar en un concierto acuático. Pero más allá de toda consideración, sí es cierto que cuando uno sonríe, ríe, canta o baila mejora y mucho el estado de ánimo. Pero vayamos un poco más allá, porque hay investigaciones que sugieren que también podría resultar beneficioso para la salud física.

Daisy Fancourt, profesora del University College de Londres, realizó varias investigaciones sobre la real profundidad de los beneficios para la salud de cantar. Ante esto, asevera que “éstos son múltiples y que cuando lo hacemos se producen una serie de cambios”, y detalla: “Estos pueden incluir una reducción en las hormonas del estrés, como el cortisol. También se ven diferencias en los niveles de endornas, que están relacionados con nuestro ánimo”

Asimismo, continúa: “Cantar es una actividad saludable multimodal. Tiene muchos componentes. Cantar involucra expresar emociones, lo cual se sabe que es bueno para la salud mental. También da lugar a interacciones sociales que pueden ayudar a reducir la sensación de soledad”. En 2011 también se hizo otro estudio publicado por la Universidad Christ Church en Canterbury, Reino
Unido, donde se determinó que “cantar puede ayudar a personas con problemas mentales existentes y con condiciones de salud físicas”.

Por ejemplo, en el caso de los pacientes mentales, la música forma parte de una terapia para quienes sufren demencia. Para el doctor Simon Opher, “cuando cantamos hay una parte de nuestro cerebro que recibe más flujo sanguíneo, estas son las que normalmente se preservan en la demencia cuando muchas otras se han perdido. Estas son áreas vinculadas a las emociones. Muchos, al escucharlas, se involucran más con la realidad”.

Incluso, hay terapias que tratan problemas pulmonares como el asma e incluso el cáncer con terapias musicales. La ONG Mind Song llevó cantantes a un asilo para la tercera edad donde gracias a su presencia y a la actividad de cantar, muchos de los ancianos mejoraron el flujo respiratorio. Otra investigación en 2017, llevado a cabo por la Universidad de East Anglia, se demostró que el humor mejoraba notablemente al cantar o hacer actividades relacionado a esa acción.

Cáncer y estrés

Queda claro que el origen de una enfermedad tiene en lo fisiológico una explicación y una causa, pero ¿cuántas veces hemos escuchado, debatido o leído acerca del origen de una afección tras malas experiencias o traumas, emociones negativas o cuadros de estrés? Pues bien, lo que para algunos esto es absolutamente así, diversos profesionales lo desmienten rotundamente y con su debida explicación.

Como la medicina se basa en la ciencia, hasta la fecha “no existen evidencias científicas que demuestren que las emociones negativas son la causa para desarrollar cáncer“, explicaron desde el Centro de Apoyo para la Atención Integral del Instituto Nacional de Cancerología, en México. Ante la idea de que determinados cuadros emocionales adversos den lugar a la aparición de enfermedades severas, para los médicos “es absurdo”.

Desde el centro médico añaden: “El problema es que las personas se alejan del médico por sanar las emociones únicamente”. Ante esto, recomiendan acudir al médico en el momento que se
detecte algo distinto en el cuerpo e iniciar un tratamiento clínico. Diversas organizaciones contra el cáncer luchan en todo el mundo para erradicar todos los mitos alrededor de este corriente que, incluso, hace que muchas personas no hagan el tratamiento correspondiente.

Ante los principales mitos del cáncer, hay que tener en cuenta lo siguiente:

-El cáncer no es sinónimo de muerte o de dolor.
-El cáncer no lo causan las emociones llamadas negativas
-El cáncer no se cura con la actitud positiva. Necesita un tratamiento
-La actitud positiva ayuda a enfrentar el proceso de la enfermedad de mejor manera y mejora la sintomatología de los tratamientos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *