En los últimos 3 años, hubo aumentos de precios de alimentos en el conurbano bonaerense que casi duplicaron a los del salario mínimo, la jubilación y la AUH

Los precios de los principales productos de la canasta básica de alimentos aumentaron en los últimos tres años en el conurbano bonaerense en un nivel que supera ampliamente a la evolución del salario mínimo, las jubilaciones y la asignación universal por hijo (AUH), con el caso extremo del kilo de bananas, que en ese lapso tuvo un incremento del 300%, contra el 149% de mejora nominal en los haberes previsionales.

De acuerdo con la información aportada por el Instituto de Investigación Social Económica y Política Ciudadana (ISEPCi“sólo en los últimos tres años el valor de la Canasta de Alimentos subió en 180% y el de la Canasta Básica Total 192%”, superando en ambos casos a “los aumentos de la Jubilación Mínima (+149%), AUH (+149%), y Salario Mínimo (+178%)”.

 En los últimos tres años, la Canasta Básica de Alimentos subió el 180% y la Canasta Básica Total el 192%, superando a los aumentos de la jubilación mínima (149%), la AUH (149%) y el salario mínimo (178%)

La situación se agravó en diciembre, con un incremento de las canastas básicas de alimentos y total (incluye algunos servicios como transporte, gas y electricidad) del 4,27% en ambos casos, en línea con la inflación prevista para el mes por diferentes consultoras y levemente por arriba del 4,1% estimado en el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) dado a conocer el viernes por el Banco Central.

En los últimos tres años, las canastas básicas de alimentos y total aumentaron más que el salario y la jubilación mínima y la Asignación Universal por Hijo
En los últimos tres años, las canastas básicas de alimentos y total aumentaron más que el salario y la jubilación mínima y la Asignación Universal por Hijo

ISEPCi indicó que en el último mes de 2019 una familia de dos adultos y dos niños que habitase en alguno de los partidos próximos a la Ciudad de Buenos Aires “necesitó para cubrir sus alimentos básicos $14.541,11”, unos $600 más que en noviembre, y $36.498,18 para saldar sus gastos totales, “unos $1500 más que en el mes anterior para no caer bajo la línea de pobreza”.

La medición de ISEPCi tiene una particularidad: a diferencia de las habituales de las consultoras, la entidad realiza un relevamiento en 400 negocios pequeños y medianos de 20 municipios del Gran Buenos Aires, utilizados por lo general por los habitantes de menores recursos.

En base a la información recolectada, el instituto vinculado a la organización Barrios de Pie elabora periódicamente un Índice Barrial de Precios (IBP), que toma en consideración los consumos de la población del zonas socialmente relegadas del conurbano.

El informe de ISEPCi señaló que en los tres años transcurridos desde diciembre de 2016, entre los precios de los alimentos que más aumentaron en el Gran Buenos Aires “están los lácteos, carnes, frutas y verduras” y agregó al respecto que “la baja del consumo de estos productos es una consecuencia directa de la suba generalizada de sus precios, no compensada por los incrementos en salarios, jubilaciones y asignaciones sociales”.E

 Entre los precios que más aumentaron en los últimos tres años están los lácteos, carnes, frutas y verduras, con la consecuente baja de consumo de esos productos

El crecimiento de la malnutrición, principalmente en niños, niñas y adolescentes, es a su vez una derivación insalvable que seguirá su curso, sino se corrige la brecha entre los aumentos de los precios en los alimentos esenciales para una alimentación saludable, y la retracción generalizada de las remuneraciones, que durante los últimos cuatro años se amplió aceleradamente”, puntualizó.

En ese sentido, en un trabajo realizado por Isaac Rudnik Juan Fresno, la entidad precisó que en el trienio analizado la jubilación mínima y la AUH aumentaron 149% y el salario mínimo 178%, en tanto la Canasta Básica de Alimentos (CBA) del conurbano tuvo un incremento del 180,44% y la total (CBT) del 192,08%.

Pero los promedios de las canastas quedaron debajo de algunos alimentos como el arroz y el queso de rallar (ambos con un alza del 213% en el período), la carne picada (214%), el yogurt y la harina de trigo (los dos con 233%) y el caso extremo del 300% de la banana.

El relevamiento de ISEPCi en 400 puntos de venta de 20 municipios del conurbano muestra incrementos en los precios de los alimentos que superan a los del la jubilación y el salario mínimo y la AUH
El relevamiento de ISEPCi en 400 puntos de venta de 20 municipios del conurbano muestra incrementos en los precios de los alimentos que superan a los del la jubilación y el salario mínimo y la AUH

Luego de los resultados de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del 11 de agosto, el ex presidente Mauricio Macri tomó una serie de medidas, entre las que se destacó la rebaja a cero de la alícuota del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a trece alimentos de la canasta básica: pan, leche, aceite girasol y mezcla, pastas secas, arroz, harinas de trigo, polenta, rebozador y pan rallado, yerba mate, mate cocido y té, conservas de frutas, hortalizas y legumbres, yogures y azúcar.

La medida consiguió atenuar en parte el incremento de precios en esos productos, pero su alcance fue relativo en algunos sectores que se desempeñan fuera del mercado formal, entre los que se encuentran algunos almacenes del conurbano y del interior del país.

A partir de 2020, el presidente Alberto Fernández decidió no prorrogar esa rebaja que venció el 31 de diciembre, reemplazándola por un beneficio focalizado en aquellos que perciben la jubilación mínima o la AUH, a quienes se les reintegrará el IVA de esas compras hasta un tope de $700 mensuales, además de negociar con los principales supermercados y empresas elaboradoras de alimentos una absorción de parte del 21% del impuesto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *