Power Up: un recital para volver a ser niños

Temas de Dragon Ball, Evangelion o Zelda serán ejecutados por más de cincuenta músicos en escena.

Un espectáculo musical pensado para fanáticos de los videojuegos, las series y el animé. Así será Power Up, una emocionante propuesta local que reunirá a unos 70 músicos en escena, los cuales interpretarán temas clásicos de animaciones tales como Dragón Ball y Caballeros del Zodíaco, o bien de juegos como Zelda. De esta manera, aquellas melodías que marcaron la infancia de decenas de argentinos se presentarán por primera vez en el Gran Rex.

Todo comenzó con la necesidad de su director, Mariano Cazorla, de compaginar las pasiones a las que les dedicó más de 20 años de su vida. De esta manera, luego de convertirse en el director y saxofonista de “Power Up”, en 2012, comenzó a trabajar para amalgamar los videosjuegos y parte de la cultura pop contemporánea, con la música.

En relación al motivo de la propuesta y el momento de la creación, Cazorla explicó que se trató de “armar una formación que pudiera explicar las distintas emociones o expresiones musicales que existen en el universo de la música de los videojuegos o el animé. Me di cuenta que una formación pequeña me iba a quedar corta”, y confesó: “Empezó 100% como un juego”.

Más allá de su nacimiento lúdico, su tarea no tuvo descanso hasta lograr conformar una agrupación de 70 artistas, los cuales responden a los pedidos de los espectadores. “En primer lugar, sus comentarios son fundamentales; puede ser a través de las redes sociales, un mail, o parándose en la butaca y gritando la canción que quieren. Generalmente, para el siguiente show se toca”, comentó Cazorla. Y agregó: “Segundo, con base en los gustos de nuestros músicos y, tercero, el mío”. En resumen, son alrededor de cincuenta temas.

Ese amplio set de canciones lo ensayan durante cuatro horas en cada encuentro, aproximadamente. “Lo especial de los ensayos de Power Up radica en la energía de la música que se toca”, valoró. Suelen ser temas muy potentes; y aunque sean sacados de series o videojuegos, no por eso resultan más sencillos de interpretar.

Por el contrario, acerca de la dificultad de las canciones, Cazorla detalló: “La música de los videojuegos y el animé tiene cierta complejidad. Al margen de eso, los arreglos que interpretamos los escribo yo. Son completamente originales”. Eso deriva en variaciones rítmicas e interpretativas que se compaginan con una puesta en escena de carácter perfomático.

La intención de la propuesta, que ya se presentó en Chile, es procurar una conexión intensa con los asistentes. “Este no es un show para estar sentado y no hacer nada. Si te gusta vivirlo así, podés, pero cuando ves el espectáculo te das cuenta de que la gente se para y es parte de la experiencia”, describió el músico.

Como plus, estas interpretaciones no se ejecutan en clave de tributo, sino que son temas a los que se les dio una vuelta de tuerca para representarlos de otra manera, sin alterar su esencia. Esto propicia un viaje en el tiempo, en el que los espectadores se reencuentran con canciones que marcaron los primeros años de su infancia. Si querés volver a revivir, el próximo show será el 17 de agosto, en el Gran Rex.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *